El público ríe y sonríe a rostro descubierto en el estreno de ‘Las bodas de Fígaro’ de Mozart en el Teatro Real

   MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) –

   El regreso de ‘Las bodas de Fígaro’ al Teatro Real ha inundado en su estreno, este 22 de abril, de risas y sonrisas el patio de butacas del coliseo madrileño donde el público, por primera vez desde el inicio de la pandemia, no estaba obligado a llevar mascarilla. Por eso, la mayoría de los asistentes han optado por disfrutar a rostro descubierto de esta ópera buffa de más de tres horas y media de duración, aclamada entre vítores y bravos al bajar el telón.

   Aunque no fuera preceptivo el uso la mascarilla por parte del público (este viernes se ha alcanzado un 97% de ocupación, según han indicado fuentes del Teatro Real a Europa Press), la institución aconsejaba su uso responsable y ha mantenido las medidas de seguridad instauradas desde el inicio de la pandemia, como alfombras desinfectantes en los accesos, ventilación y filtración del aire o puntos con gel hidroalcohólico repartidos por todos los espacios, entre otras.

   Lejos quedan ‘Las bodas de Fígaro’ de ‘La Traviata’, estrenada el pasado 1 de julio de 2020 tras el Estado de Alarma provocado por la Covid-19, con un patio de butacas repleto de mascarillas y numerosas medidas de seguridad tanto a la entrada como en el interior del recinto. En aquella ocasión, en el escenario, la distancia y la ausencia de contacto físico, como el mítico abrazo entre Alfredo y Violeta, brillaron por su ausencia, en paralelismo a lo ocurrido durante la pandemia, por lo que tanto público como trabajadores y elenco tuvieron que adaptarse a las medidas de distanciamiento social.

   Casi dos años después, ‘Las bodas de Fígaro’ recoge el testigo y da paso a la nueva normalidad de la mano de una ópera coral que se adentra más allá de la comedia y que ofrecerá 13 funciones, hasta el próximo 12 de mayo, en la celebrada producción creada para el Festival de Salzburgo en 2006, que llega procedente de la Canadian Opera Company. La ocupación para el resto de funciones supera el 90%, según fuentes del Teatro Real.

   Al estreno de este viernes, han asistido, entre otros, la delegada de Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy; el secretario Estado Hacienda, Héctor Fernando Izquierdo; el presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero; el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano Quintana; la presidenta de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Isabel Valldecabres; el cónsul general de la Embajada de EEUU en España, Berenice Mariscal; el ministro consejero de la Embajada EEUU en España, Conrad Tribble o Alberto Ruiz Gallardón, Patrono Teatro Real.

   Desde la reapertura del Teatro Real, ‘Las bodas de Fígaro’ se ha ofrecido en cinco de sus 25 temporadas: en 1998, con Gianandrea Noseda y Jürgen Flimm; en 2003, con Antoni Ros Marbá y Marco Arturo Marelli; en 2009, con Jesús López Cobos y Emilio Sagi, cuya producción volvió a presentarse en 2011 con Víctor Pablo Pérez, y en 2014 con Ivor Bolton, que vuelve a dirigir desde el foso, despedido entre aplausos al finalizar el espectáculo, como el resto del elenco.

   En esta ocasión, el reparto del estreno ha estado compuesto por Andrè Schuen, un divertidísimo conde de Almaviva con una notable actuación; María José Moreno, la sufrida y apasionada condesa de Almaviva, cálidamente aplaudida en el segundo y tercer acto, con ‘Porgi amor qualche ristoro’ y ‘Dove sono i bei momenti’; Julie Fuchs, como una expresiva y sublime Susanna; Vito Priante, como un Fígaro a ratos títere, a ratos maestro; Rachael Wilson, como el pícaro Cherubino; acompañados por Monica Bacelli como Marcellina; Fernando Radó, como Bartolo; Uli Kirsch, como el ángel; Christophe Montagne como Basilio; Alexandra Flood como Barbarina, Moisés Marín como Don Curzio y Leonardo Galeazzi como Antonio.

   En su propuesta escénica, su director Claus Guth intenta explorar lo que late en el alma de los personajes más allá de la comedia, con la ayuda de un ‘ángel’ silencioso cuya presencia irrumpía en escena para mostrar lo turbio u oscuro de las relaciones amorosas y cuya aparición trastorna por completo a los personajes, al reflejar lo que verdaderamente desean.

   En paralelo con la estructura clásica de la partitura, Guth –junto con el escenógrafo y figurinista Christian Schmidt– sitúa la trama en un viejo y austero palacio que se ubica en una ficticia ciudad de Sevilla (aunque nunca se ve ningún exterior), con una larguísima escalinata que al final se convierte en un personaje más de la obra, ya que muestra a los personajes elevarse a descender por su lado más inconfesable, ambiguo, contradictorio o lascivo de las relaciones amorosas.

   ‘Las bodas de Fígaro’ es una producción original del Festival de Salzburgo (2006) que encargó a Guth la dirección escénica de las tres óperas de Mozart con libreto de Lorenzo da Ponte, una de las cuales, ‘Don Giovanni’, se ofreció en el Teatro Real la pasada temporada.

   Considerada la más perfecta de las óperas de Mozart, ‘Las bodas de Fígaro’, estrenada en 1776, fue escrita en menos de un año por Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) y el polifacético escritor y libretista Lorenzo da Ponte (1749-1838), en su primera y fecunda colaboración, que proseguiría con ‘Così fan tutte’ y ‘Don Giovanni’.

   Basada en ‘La folle journée, ou Le mariage de Figaro’, prohibida en diversas cortes europeas, ‘Las bodas de Fígaro’ reduce y disimula el contenido más explícitamente político de la obra, manteniendo las complejas relaciones entre los distintos personajes, a los que la partitura de Mozart otorga una inusitada profundidad psicológica.

«LA MEJOR MÚSICA DE ÓPERA JAMÁS ESCRITA»

   En cuanto a la música, se sustenta en un armazón perfecto de simetrías y juegos estructurales y armónicos, con arias y números de conjunto de enorme belleza, que sugiere e ilumina lo que esconden las palabras de los protagonistas, dentro de un enredo aparentemente cómico.

   «Es la mejor música de ópera jamás escrita, con hitos de la composición musical como el final del acto dos o el sexteto del tercer acto o el final del acto cuatro», destacó en la presentación Ivor Bolton, director musical del Teatro Real.

   Esta ópera es la séptima producción de Mozart en la que Bolton asume la dirección musical al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real, y la tercera en la que trabaja codo con codo con Claus Guth, después de ‘Lucio Silla’ (2017) y ‘Don Giovanni’ (2020).

   La función de ‘Las bodas de Fígaro’ del sábado 7 de mayo, a las 19.30 horas, será retransmitida en directo en MyOperaPlayer y la grabación se incluirá posteriormente en su catálogo. Radio Clásica, de RNE, grabará la ópera para su emisión en diferido en fecha todavía por determinar. Las funciones de ‘Las bodas de Fígaro’ cuentan con el patrocinio de Endesa.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies