«El reconocimiento de mi obra es una señal de esperanza para las escritoras»

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) –

La Premio Nobel de Literatura 2022, Annie Ernaux, ha asegurado que el reconocimiento de su obra por parte de la Academia Sueca es una señal de esperanza para todas las escritoras ya que, dice, para muchos hombres «los libros escritos por mujeres simplemente no existen, nunca los citan».

Así se ha expresado la escritora (Lillebonne, 82 años) este miércoles en su discurso de aceptación del premio Nobel de literatura en la sede de la Academia Sueca en Estocolmo.

Fue el pasado 6 de octubre cuando la escritora francesa se convirtió en la ganadora del Nobel de Literatura por el «coraje y la agudeza clínica con la que descubre las raíces, los alineamientos y las limitaciones colectivas de la memoria personal». Así describió su literatura, esencialmente autobiográfica e intimista, el fallo del jurado.

En su intervención, la autora ha asegurado que todavía se sigue preguntando por el lugar que ocupan las mujeres en el ámbito literario y ha lamentado que su legitimidad para producir obras «aún no está ganada».

«En el acto de sacar a la luz lo indecible social, esa interiorización de las relaciones de dominación de clase y/o raza, de sexo también, que solo sienten quienes son objeto de ella, reside la posibilidad de la emancipación individual pero también colectiva. Descifrar el mundo real despojándolo de las visiones y valores que el lenguaje, cualquier lenguaje, porta es perturbar el orden instituido, socavar sus jerarquías», ha subrayado Ernaux.

A su juicio, el Premio Nobel es una «victoria colectiva» que comparte con aquellos que «desean más libertad, igualdad y dignidad para todos los seres humanos, independientemente de su sexo y su género, de su piel y su cultura». «Con quienes piensan en las generaciones venideras, en la salvaguarda de una Tierra que la codicia de unos pocos sigue haciendo cada vez menos habitable para el conjunto de los pueblos», ha reivindicado.

Al respecto, la autora ha querido cerrar su argumentario recordando una promesa que hizo a los 20 años de «vengar» su raza, aunque incide en que «no sabría decir» si la ha cumplido porque de ella son sus antepasados, «hombres y mujeres esforzados en tareas que les hicieron morir pronto» por lo que recibió la fuerza y la «rabia» para tener el deseo de hacerle un sitio a la literatura.

«Para inscribir mi voz de mujer y tránsfuga social en lo que representa siempre como un lugar de emancipación, la literatura», ha zanjado.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies