«Extremoduro no está cerrado, ni mucho menos»

Roberto Iniesta es un pionero. Y lo es por la vía de hacer siempre lo que le ha dado la gana. Por eso su música, sus letras y sus maneras son a veces crudas y toscas, otras, sutiles y suaves. Siempre emocionantes y humanas.
‘Robe’ se encuentra en un momento de transición -qué más da hacia adónde, en su estela está su arte-.

Su aventura en la gira en solitario Bienvenidos al temporal, de 2017 quedó inmortalizada en Robe: Bienvenidos al temporal, un documental estrenado en cines que mezcla canciones de los conciertos que dio en el Teatro romano de Mérida, en Palau de la Música de Barcelona y en el Wizink Center de Madrid. Mientras, Extremoduro… está por volver.

¿Cómo surgió hacer este concierto documental y llevarlo a los cines?
La idea nos la dieron los propios sitios donde estuvimos tocando, que eran muy chulos, el Teatro de Mérida, el Palau… unos escenarios muy bonitos y una aventura única y queríamos dejar un recuerdo de eso. No lo teníamos pensado al principio pero tocando en sitios así y lo bonita que salía la gira… era algo único, que no creo que se vuelva a repetir y pensamos en dejarlo grabado.

Y acabó en pantalla gigante…
No habíamos pensado en estrenarlo en cines, sino hacer un DVD, que será lo que saquemos. Pero las cosas evolucionan muy rápido, no sé si la gente aún compra DVDs o simplemente ve estas cosas en la pantalla del móvil.

¿Le coarta a la hora de tocar saber que le están grabando?
A lo mejor el primer día estás un poco más incómodo con las cámaras, pero luego es algo de lo que no te enteras.

Es mejor no jugársela a una sola carta…
Precisamente por eso grabamos cuatro conciertos en total, aunque de uno no hemos metido nada porque las imágenes eran peores. Si estás haciendo una gira y de repente un día llegan las cámaras y tienes que grabar todo tiene que salir bien… es difícil no estar pendiente de eso. Por eso grabamos cuatro conciertos en directo, que es lo que solemos hacer también con Extremoduro y así tienes material donde elegir y no tienes que meter las canciones malamente o tener que ir al estudio a arreglarlas.

¿Es la música en directo la esencia de un músico?
En mi caso mi esencia, o lo que más me gusta, es hacer canciones. Luego tocarlas en directo, pues sí, hay que tocarlas en directo, pero hacer canciones es para mí es lo mágico.

¿Está componiendo ahora?
Sí, estoy haciendo cositas.

¿Cómo es su proceso para componer?
Estoy tocando la guitarra y de repente tengo que llamar a un tío de un periódico para hacer una entrevista (risas).

Así que soy la persona que destruyó la inspiración del próximo gran éxito de Robe…
A lo mejor tú no en concreto. A lo mejor después de hablar contigo se me ocurren otras cosas…

Entonces puedo ser la musa… Me gusta, pero volviendo al tema, ¿cómo compone?
Me suelo poner con la gutitarrita y canturreando se buscan letras, melodías y canciones.

En su música hay movimientos de música clásica, en sus versos hay retazos de poemas. El rock empasta bien con la cultura, ¿no?
Es que el rock es cultura. Nada está enfrentado, los estilos de música no están enfrentados unos con otros ni con otras artes. Los músicos somos los dueños de los estilos y podemos hacer lo que más nos apetezca. Y la poesía… esto es música, letra y pensamientos. Apoyarse en poemas que están hechos y que a ti te sugieren otras cosas está bien.

¿Conserva alguna copia de aquel primer disco que vendían antes de grabarlo con papeletas?
Seguro que sí, pero si la tuviera que buscar sería… (risas). Supongo que algún día buscando otra cosa me la encuentro. Las participaciones que vendíamos del disco me las encontré hace poco, un taco de ellas.

Eso es buenísimo…
Era un crowdfunding como los que se hace ahora, en español lo llamábamos vender el disco por adelantado. Hace poco un tío me mandó un billete de mil pesetas, que tenía guardado, porque en su día no pudo comprar el disco y me mandó el billete con una tarjeta. Fue buenísimo.

¿Cómo se lleva con el fenómeno fan?
Bueno, a veces bien, a veces es un poco más latoso. Tampoco salgo en la tele y no es lo mismo. Me imagino que será peor para los que su cara es muy famosa. A mí me conocen los que conocen mi música, no todo el mundo.

¿Y qué hay de cierto en la leyenda de las ‘groupies’?
¿Qué leyenda, a ver? (Risas)

O sea, que no es una leyenda.
Hay groupies, pero luego cada uno lo lleva como quiere.

¿Robe Iniesta es mejor músico ahora que en sus inicios?
Si no hubiera visto una evolución positiva creo que lo habría dejado. Si no hubiera mejorado desde entonces… ya no iba a mejorar.

¿Aún le queda margen de mejoría?
Sí. A mí la canción que más me gusta siempre es la última que hago. Nunca tengo la sensación de «ya no me salen las canciones como antes». Si tengo esa sensación son canciones que van a la basura. Lo último que hago es lo que más me gusta y siempre pienso «coño, ¿cómo no se me ha ocurrido esto antes?».

¿Seguirá en solitario?
Esto ha sido una aventura, Extremoduro no está cerrado, ni mucho menos. Se paró mientras Iñaki [Iñaki ‘Uoho’ Antón] estaba haciendo sus cosas, que ahora está con Inconscientes, y yo estaba haciendo esto. Pero cuando acabemos nuestras cosas particulares nos volveremos a juntar a ver qué rollito hay y si hay buen rollito y hay temas seguiremos tocando.

¿Hubo un antes y un después en Extremoduro después de llegar Uoho?
Claro que lo hubo. Eran otros tiempos, difíciles y hubo un cambio. Entre los dos hemos hecho cosas muy buenas, nos hemos compenetrado muy bien.

Sexo, drogas y rock and roll… ¿en qué porcentaje?
Según la edad que tengas… variarme me ha variado desde que empecé. Cada uno las varía como puede, quiere o le dejan.

¿Se relaja uno en eso de salir?
Cada rollo tiene su edad y su momento.

Su muerte ha salido en los medios de comunicación varias veces, ¿cómo vive esas cosas?
Con alegría de saber que mienten (risas). Hubo una radio que sacó un programa póstumo, un especial. Me encontré con el que lo había hecho tiempo después y me dijo que había sido un poco ridículo, pero que le había dado alegría haberse equivocado.

Por lo menos hablarían bien de usted…
Claro, joder, es el momento idóneo para que hablen bien de ti.

¿Se cuida más ahora?
Sí, pero no te lo voy a contar…

Cuando le dieron la Medalla de Extremadura reivindicó más locales y oportunidades para los artistas jóvenes. ¿Le han hecho caso?
No lo sé, siempre tengo la esperanza que cuando dices algo así a alguien le llegue. Con alguien haya tomado conciencia o se haya hecho algo en algún pueblo, pues ya está bien.

Es más importante de lo que parece…
Yo pedía locales, para los músicos y para los chavales. En Extremadura no hay mucha juventud porque la gente se tiene que ir a estudiar o a trabajar fuera, pero cuando aún estás allí y eres un chaval es el momento idóneo para saber qué quieres hacer y poder juntarte en un local donde uno pinta, otro toca la guitarra, o escribe… es una oportunidad de saber lo que quieres.

Apunte personal: tengo un grupo de cuatro amigos desde adolescentes, de los cuales dos son ahora músicos gracias a Extremoduro y a usted. ¿Cómo le hace sentir eso?
Me hace sentir muy bien. Me hace sentir orgullo. A los músicos y a los artistas en general hace falta que se les apoye.

Y no tiene por qué ser de consumo masivo…
Un arte no tiene por qué gustar a todo el mundo. Lo que haces para alguien puede ser una mierda, y con razón, si no le gusta, para él lo es.

¿Cómo se lleva con las redes sociales?
La oficina del grupo tiene y las usamos para informar, cuando sacamos cosas o estamos de gira, para dar información de primera mano, sin pasar por intermediarios. Pero no las tengo para estar bla, bla, bla todo el día hablando y dando mis opiniones.

¿Ha leído alguna vez el artículo sobre usted en Wikipedia?
Pues sí, hace tiempo, pero me dio por culo que pusiera ahí tanta información, me cabreé y no lo he vuelto a leer.

Pone que trabajó usted vendiendo chucherías…
Eso estará contado por ahí… han hecho ya dos libros de Extremoduro y muchos años de contar cosas. Estará ya todo contado.

¿Le molesta que se sepa tanto de usted?
Mi vida es mía y la de mi familia igual, es de cada uno de ellos. Mi trabajo tiene que estar expuesto, mi vida no.

¿Qué es lo próximo que va a publicar?
No lo sé. Extremoduro está ahí, lo lógico es que lo próximo sea una gira con Extremoduro, pero no sé si saldrá material o no, si tendré algo que grabar o no. Aunque no sea lo que yo prefiero siempre hay gente que quiere oír las canciones antiguas y siempre se puede hacer una gira. Pero yo prefiero que se haga presentando algo nuevo, de alguna manera estando vivo.

¿Se pone plazos para componer o publicar?
Te pones plazos por ejemplo para hacer una gira, pero no me puedo poner plazos para hacer un disco, porque no sé si me van a salir las canciones. Hay gente que dice que bajo presión trabaja mejor, yo no. No sé si me van a salir dos canciones en un día o una en un año.

¿Recuerda la letra de todas las canciones?
No, son muchas canciones… cuando estoy componiendo estoy con lo último y es lo único que tengo metido en la cabeza.

Source link

Be the first to comment on "«Extremoduro no está cerrado, ni mucho menos»"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies