«Hay que estar loco para dedicarse a la música hoy en día»

Ketama regresa «para quedarse». Un anuncio que ha vuelto «loca a la gente». Los flamencos comienzan el 23 de febrero en Granada la gira, en la que reinterpretarán sus clásicos.

¿Qué diferencia hay entre el disco De akí a Ketama de 1995 y el de 2019?
José Miguel Carmona (Josemi): Hemos remasterizado el antiguo álbum y hemos añadido el Vente pá Madrid, junto a Jorge Drexler, y El problema, con Pablo Alborán. Después hemos metido Ángel caído, de Antonio Vega, y Loko de amor, el tema más novedoso, junto a Rubén Rada.

¿Las nuevas versiones superan a los clásicos?
Antonio Carmona: Son diferentes. El Vente pá Madrid de 1995 lo cantamos con Antonio Flores y nadie lo puede hacer mejor. La antigua versión cuenta con una banda y ritmos latinos; la nueva es más recogida, tan solo con las dos guitarras de Juan y Josemi y con la voz de Jorge Drexler, que le añade una letra nueva que habla sobre Ketama, Madrid, y toda la gente que viene a nuestro país en busca de sueños.

Vuelven porque quieren, pero alguna razón de peso habrá…
Juan Carmona: La razón principal vino cuando mi hermano Antonio cayó malo. Estuvo en coma inducido una semana y, cuando se despertó, nos reunió y dijo: «Oye Juan, Josemi, ¡tenemos que estar juntos!».

Antonio: Fue un momento muy crítico. Esas situaciones te hacen recapacitar y pensar en que necesitas estar con los tuyos, abrazarlos y e irte con ellos de gira.

En una entrevista han dicho que buscan «dar una versión diferente» a cuando seguían juntos, ¿cuál es la novedad?
Juan: La nueva versión es el resultado del aprendizaje de estos 14 años, en los que cada uno hemos hecho cosas por nuestro lado. Seguro que las letras que hagamos en el próximo disco van a estar más cuidadas por este aprendizaje.

¿Qué nuevos sonidos nos encontraremos en este lanzamiento?
Antonio: A quien tenga el disco del 95 le va a encantar el nuevo. Porque, primero, está remasterizado en Abbey Road y, segundo, suena con un matiz muy calentito. Además, hemos incluido cuatro nuevos temas. Después de 14 años no nos apetecía meternos a saco en el estudio para componer un disco entero.

También afirman que el sonido de Ketama puede «hacerle bien» a la música de ahora, ¿en qué sentido?
Juan: Por lo que veo, ahora en la música es todo bastante parecido. Antes se oía a Serrat, Sabina o Antonio Vega y se les reconocía fácilmente. Ahora cuesta trabajo saber quién es cada uno. Lo que hacemos nosotros es muy particular. Creo que va a abrir a la nueva generación otra manera de ver la música y llevársela a otro sitio, como hicimos nosotros en nuestro momento.

¿Con qué andan lokos de amor?
Josemi: Por la vida, las sensaciones, nuestros niños, por la música…

Juan: Somos gente muy enamoradiza y muy románticos, algo que puede ser un defecto que ya no se lleva.
Antonio: Hay que estar locos para dedicarse a la música hoy en día. Nosotros lo hicimos en sus mejores tiempos. Ahora es muy difícil entrar en el panorama musical.

¿Alguien ha rechazado colaborar en el disco?
Josemi: No, a quienes se lo hemos pedido han estado encantados. Pablo Alborán es un tío genial. Desde el primer día, se impregnó con Ketama y quería hacer coros en todo. Le tuvimos que decir: «¡Cómo vas a estar en todos los temas!» [se ríe]. Drexler, por su parte, es un personaje en peligro de extinción; te habla y te mata.

¿Y hay algún artista actual con el que les hubiera gustado trabajar y no han podido?
Josemi: ¿Tú lo que quieres que diga es Rosalía, no?

No, pero podría haber sido una buena forma de conectar con la nueva generación…
Josemi: A lo mejor algún día hacemos algo con ella. Pero las cosas no hay que forzarlas. Es una pedazo de artista que admiramos mucho. Aunque no la considero una cantaora flamenca, para eso hay que vivir dos veces. Ella es alguien que se acerca con mucho talento, respeto y que viene muy bien a la música y al flamenco, en particular.

Disolvieron el grupo con éxitos de los 90 y vuelven ahora en el 2019. ¿Se han adaptado a los nuevos tiempos?
Juan: Nosotros no hemos desaparecido. En el camino cada uno ha hecho su carrera. No nos tenemos que readaptar porque no hemos dejado de estar adaptados.

Antonio: Mi música ya no va a cambiar mucho ni voy a cambiar por salir en la radio. Yo solo sé que sé hacer mi música y, si vienen quinceañeros a decir: «Oye, tío, que buena música», pues bienvenidas sean todas las generaciones.

¿Qué esperan de este disco?
Antonio: Pasárnoslo bien. Tener el calor de la gente y que disfruten de todas esas canciones que hace tiempo que la gente no escucha.

¿Buscan despertar a sus fans por una noche o vienen para quedarse?
Antonio: Venimos para quedarnos. Queremos sentir al público paseando por nuestro país. A mí me gusta mucho España. Yo soy español, español, español.

Juan: No sabíamos lo que íbamos a durar pero ahora es un no parar , y eso sin haber sacado el disco. Lo más bonito de todo es que la gente de 25 años, que no ha oído la música de Ketama en directo, está loca por vernos.

Josemi: Vamos partido a partido; concierto a concierto.

¿A qué escenario les apetece más subirse?
Juan: Cada uno tiene su magia. Lo curioso es que, cuando nosotros empezamos con Ketama, no nos dieron sitio en Andalucía porque decían que no hacíamos flamenco. En cambio, sí nos dieron en el norte.

¿Qué recuerdos más preciados tienen como grupo?
Juan: Nuestra ilusión de jóvenes era llenar el Palacio de los Deportes, donde hacía Camarón sus conciertos. Cuando llegó el día [en 1995], vimos que había 12.000 personas y se quedaron fuera otras 4.000. Al terminar, nos fuimos al baño del camerino y, nada más vernos, nos echamos a llorar los tres.

Josemi: Otra anécdota, del año pasado cuando decidimos volver, es de la primera vez que ensayamos los tres solos sin música. Yo empecé con la guitarra, Juan me siguió con la suya y Antonio comenzó a cantar. Y, sin decir palabra, empezamos a llorar también.

Ketama, un grupo del siglo pasado

La banda flamenca, que nació en los años 80, está formado por el cantante Antonio Carmona (1965) y los guitarristas Juan José (1960) y Josemi Carmona (1971), su hermano y primo respectivamente. En 1995 lanzaron De akí a Ketama, disco que les llevó al éxito y que hoy recuperan en una versión remasterizada.

Source link

Be the first to comment on "«Hay que estar loco para dedicarse a la música hoy en día»"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies