«Ya había ‘fake news’ en el siglo XVI»

   MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) –

   La Biblioteca Nacional de España (BNE) ha presentado su nueva exposición ‘Noticias verdaderas, maravillosos prodigios. Relaciones de sucesos en la BNE y los orígenes del periodismo’, comisariada por Adelaida Caro Martín y Nieves Pena Sueiro, que podrá visitarse desde este 1 de abril al 12 de junio de 2022.

   La muestra se compone de textos informativos cuya publicación ocasional proliferó entre los siglos XVI y XVII y que constituyen un tipo documental que, con muy pocas diferencias, se extendió por toda Europa y por territorios más lejanos en un momento en que se hacía necesaria la difusión masiva de las noticias.

   «Quería destacar la importancia de algo que está muy de moda, que son las ‘fakes news’, no hay nada nuevo, ya teníamos ‘fakes news’ en los siglos XVI y XVII», ha destacado Pena Sueiro en la rueda de prensa.

   En este sentido, ha explicado que se pueden ver publicaciones de victorias en Flandes «que nunca fueron victorias», pero que en España se publicaron como victorias y en Amberes como derrotas. Además, la exposición recoge «casos increíbles, –que obviamente son bulos–» como el del hombre que vivió 300 años, la monja que «haciendo un esfuerzo» tuvo «naturalezas de hombre» así como casos «muy curiosos», como la aparición de monstruos.

   Por su parte, la directora de la BNE, Ana Santos Aramburo, ha destacado que la muestra tiene dos objetivos. Por un lado, mostrar la colección de relaciones de sucesos de la Biblioteca Nacional ya que, como ha enfatizado, «unas 4.000 ediciones se conservan en la BNE». «Es una de las colecciones más valiosas, más ricas, y numerosa conservada en bibliotecas españolas«, ha asegurado.

   Por otro lado, también busca explicar el papel de las publicaciones que en Siglo de Oro significaron el arranque de la prensa. «Este fenómeno, que es la prensa, es el deseo de comunicación entre los seres humanos», ha puntualizado.

   Por ello, el recorrido está concebido como «una visión panorámica» de la información en el Siglo de Oro. En primer lugar, muestra un contexto a través de la imprenta, el establecimiento de correos o el incremento de las comunicaciones, para abordar después los impresos estructurados en diversas secciones temáticas: política, religión, fiestas, seres prodigiosos, milagros y fuerzas de la naturaleza. Finaliza con la evolución editorial mediante publicaciones seriadas o periódicas a finales del Siglo XVII en España.

EVOLUCIÓN

   Como antecedente de la prensa, los documentos expuestos dan noticia de acontecimientos muy variados: bélicos y diplomáticos, fiestas y celebraciones asociadas al entorno cortesano, eventos de carácter religioso (canonizaciones, beatificaciones), catástrofes (terremotos, erupciones volcánicas, eclipses), epidemias, casos espantosos (crímenes, violencia de género, etc.), e incluso relatos fantásticos, confundidos con frecuencia con auténticos hechos históricos.

   La información que aporta la lectura de las relaciones de sucesos es muy rica pues documentan múltiples aspectos de la cultura –desde prácticas editoriales a usos y costumbres populares, festejos, modas, fenómenos climatológicos, etc.– que resultan esenciales para el conocimiento y estudio sobre la historia, la cultura y la sociedad de aquel tiempo y también para la historia de las mentalidades.

   Posteriormente, la producción de relaciones durante la Edad Moderna fue muy abundante y por ello se ha considerado que constituyen un género editorial. Aunque una parte importante se ha perdido por la fragilidad de su soporte y la inmediatez de su contenido, se conserva una enorme cantidad de ejemplares en bibliotecas históricas de todo el mundo.

   El visitante también puede contemplar las noticias del descubrimiento de América, copiadas por fray Bartolomé de las Casas a partir de las cartas de Colón, contemplar las nuevas de la batalla de Lepanto, descubrir la expectación que despertó la llegada imprevista del príncipe de Gales a Madrid en 1623, leer la historia de la monja alférez, o enterarse de todos los destrozos que causó el terremoto de 1755 en diversos lugares de la Península.

   La exposición ofrece por tanto un recorrido visual por la historia de la comunicación y de las noticias, desde pequeñas piezas anónimas, impresas en hojas sueltas o en pliegos de cordel, hasta relaciones escritas por ilustres humanistas como Álvar Gómez de Castro o López de Hoyos, poetas como Lope de Vega y Quevedo.

   Además, por primera vez se expondrá en la BNE una selección muy significativa de su colección de Relaciones de sucesos, a las que ya Jenaro Alenda y Mira (bibliotecario y director interino de la institución entre 1883 y 1884), consciente de su gran valor como documentos ilustrativos de una época, dedicó tiempo y estudio.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies